El único sitio
capaz de alojar la magia
de donde vive el sol

Tras las puertas de hierro, se abren los jardines de la finca hasta llegar a la tradicional casa de campo. En su interior converge todo el espíritu de Cafayate: su elegante pasado colonial dialoga con extraordinarios telares artesanales, sus muebles rústicos conviven con elegantes adornos de platería salteña, todo esto rodeado de la serenidad de sus patios, la calidez de su gente y la sencillez y elegancia del buen gusto.

Combinación perfecta

rústico y elegante

Muebles de estilo, alfombras artesanales de lana tejidas en telar y pisos de cerámica hechos en horno de barro a leña en un ambiente de total confort.

La finca cuenta con 32 habitaciones

y suites que combinan lo mejor

Una experiencia única

Para los espíritus aventureros que disfrutan del vino
y buscan la calma en este exclusivo lugar en el mundo.

Patios de Cafayate

Un lugar pensado para captar la esencia del lugar